This site uses cookies to help us manage and improve the website and to analyse how visitors use our site. By continuing to use the website, you are agreeing to our use of cookies. For further information about cookies, including about how to change your browser settings to no longer accept cookies, please view our Cookie Policy. CIick for more info.

Wealth Management: Perspectivas de mercado – Mientras estábamos fuera | Nota sobre las elecciones estadounidenses

Kevin Gardiner, Global Investment Strategist, Wealth Management

Las tasas de contagio tristemente elevadas todavía no han hecho descarrilar la recuperación económica. Afortunadamente, las tasas de mortalidad parece que se mantienen en niveles reducidos, lo que ayuda a los gobiernos en sus intentos por evitar nuevos confinamientos a gran escala; si lo consiguen, no existirían trabas obvias al crecimiento.

Los consumidores muestran cierto nerviosismo, pero parecen estar gastando otra vez. Las ayudas al mercado laboral están retirándose, aunque lentamente, y con el empleo en niveles más altos de lo que se temía. Esas predicciones que daban por seguro un desempleo masivo sostenido tal vez hayan sido prematuras.

Es improbable que la mayor parte de los restantes estímulos se retiren a corto plazo. De hecho, el discurso de la Reserva Federal (Fed) suena aún más expansivo que antes y cuando la Fed apunta en una dirección, otros bancos centrales suelen seguir sus pasos.

Si acaso, nos preocupa que los bancos centrales puedan estar siendo demasiado laxos. El pensamiento keynesiano afirma que una inflación baja debe ser sinónimo de crecimiento bajo y, por lo tanto, es «algo malo», pero el ciclo recién concluido dejó una inflación baja y pleno empleo y el siguiente podría ser igual. El populismo monetario amenaza con matar a la gallina de los huevos de oro del crecimiento no inflacionista: la inflación no puede afinarse del modo que sugieren los bancos centrales.

En cuanto a los mercados, el mes pasado planteábamos que podría ser demasiado pronto para apostar por una rotación generalizada en detrimento de los valores estadounidenses y de crecimiento. El retroceso actual no resulta sorprendente después de las nuevas subidas de agosto, aunque su mecánica interna podría ser más ilustrativa del romance que mantiene nuestra industria con los derivados que de las valoraciones bursátiles en general.

Una rotación duradera podría venir de la mano de un replanteamiento de los tipos de interés. Otro catalizador podría ser un relevo en la Casa Blanca, aunque como indicamos en el segundo artículo, las políticas de Biden podrían no tener una repercusión tan grande como se teme. Además, al candidato demócrata se le podría terminar escapando una victoria que acaricia con los dedos.

Descarga el documento completo Perspectivas de Mercado (PDF 1.13 MB)

More information

View more Wealth Insights