Mosaique Views: Asignación de activos

Marzo / Abril 2022

El ataque de Rusia a Ucrania reducirá el crecimiento y disparará la inflación


Nuestros pensamientos están con las personas afectadas por el terrible conflicto que todavía hace estragos mientras escribimos. Parece desagradable incluso hablar de inversiones en medio de tanta penuria humana: nuestras preocupaciones cotidianas se relativizan de repente.

Las sanciones, la falta de voluntad de hacer negocios con Rusia, las interrupciones y desviaciones de las cadenas de suministro, en particular lasrelacionadas con la energía y los alimentos, reducirán las perspectivas de crecimiento mundial. Las interrupciones también conducirán a una mayor inflación.

De momento, creemos que esto ralentizará el crecimiento mundial, pero no lo detendrá ni lo revertirá. La economía tenía cierto impulso al entrar en esta crisis geopolítica, entre otras cosas por la reposición generalizada de inventarios que se está llevando a cabo a medida que el COVID se desplaza finalmente a la economía más marginal (si la evolución de Shanghái lo permite, por supuesto).

Los costes de la energía en términos reales no son tan elevados como parecen -los precios reales del petróleo fueron más altos en 2012-e incluso un rechazo más completo de las exportaciones rusas por parte de Occidente podría no desencadenar los picos más dramáticos previstos: otros compradores pueden cambiar de fuente y la oferta mundial no es completamente inelástica.

Por tanto, hablar de "estanflación" nos parece prematuro. Dicho esto, el clima de inversión es repentinamente más arriesgado. Esperamos que se llegue pronto a una solución pacífica, pero también es posible que se produzca una escalada incluso ahora: puede que no prevalezca la racionalidad. Y aunque el ataque inicial parecía anunciar una reducción del riesgo de endurecimiento monetario, como el impacto económico ha parecido ser menos profundo de lo que podría haber sido, las expectativas de tipos de interés han retomado su deriva alcista anterior a la crisis.

Ya habíamos reducido nuestras ponderaciones en la renta variable en el año nuevo, al quedar claro que los bancos centrales planeaban efectivamente (con bastante retraso) empezar a normalizar unas condiciones monetarias que se habían vuelto innecesariamente laxas. Las redujimos aún más al conocer la noticia de la invasión.

Sin embargo, nuestras participaciones en renta variable han vuelto a ser neutrales: seguimos viendo que la rentabilidad de las empresas sigue siendo saludable, y las valoraciones, aunque elevadas, no son descabelladas. Y los fondos lanzados se mantienen como activos líquidos: seguimos infraponderados en renta fija.

Read more articles