This site uses cookies to help us manage and improve the website and to analyse how visitors use our site. By continuing to use the website, you are agreeing to our use of cookies. For further information about cookies, including about how to change your browser settings to no longer accept cookies, please view our Cookie Policy. CIick for more info.

Wealth Management: Perspectivas de mercado – Mirar al otro lado del valle | La factura

Kevin Gardiner, Global Investment Strategist, Wealth Management

Nuestros pensamientos están con las personas afectadas por el virus y los que han hecho posible que la función continúe.

Los titulares de prensa siguen hablando de economías enfrentando la recesión, pero la mayoría de ellas probablemente crezca de nuevo. No conocemos con exactitud la profundidad del agujero en el que se precipitó la economía mundial, pero probablemente empecemos a salir de él en mayo.

Llevará más tiempo salir del que se tardó en caer. Las medidas de confinamiento, por su parte, se levantarán con mayor lentitud de la que se impusieron y muchas empresas y empleos no conseguirán salir del bache. Además, podría producirse un rebrote y algunos hábitos cuotidianos podrían cambiar.

En cualquier caso, nadie espera una recuperación simétrica: la forma en V perfecta únicamente se encuentra en las elucubraciones de los entendidos. De lo que se ha hablado menos es de la posibilidad de que el rebote en marcha pueda seguir una línea temporal que haga que las grandes pérdidas actuales de las empresas parezcan pequeñas para unos mercados de capitales que miran al largo plazo.

Lo que menos se ha comentado, a juzgar por nuestros buzones de correo y listas de lectura, es la posibilidad de un desenlace a largo plazo más positivo. Alguna posibilidad tiene que existir de que la confianza cobre impulso paulatinamente, alimentada por la continuación de las políticas monetarias expansivas, los paquetes de ayudas y la demanda contenida, y que se siga conteniendo este virus.

Esta creencia popular tan descompensada es uno de los factores que hacen que esta desaceleración, por lo demás tan especial, se parezca a otras. El «muro de preocupación» se ha hecho más grande. Mientras tanto, las bolsas, como es su costumbre, se han recuperado antes que la economía. A este respecto, sugerimos que las dos esferas no están tan desconectadas como parecen.

En el segundo artículo comentamos los posibles costes económicos de la desaceleración y nos preguntamos si habrá algún tipo de resaca fiscal y monetaria. A la segunda le prestaremos una atención especial. Todos reivindicamos a Hamilton estos días, pero su idea clave giraba en torno al endeudamiento mutuo, no a la impresión de dinero.

Descarga el documento completo Perspectivas de Mercado (PDF 1.12 MB)

More information

View more Wealth Insights